Seguidores

viernes, 16 de diciembre de 2011

La batalla del pescado


1.

Fue una historia divertida mientras duró. Solíamos reunirnos en la escalera del conocimiento a comentar el desarrollo de los hechos y, de hecho, nos aprovechamos de la coyuntura hasta donde pudimos. Lo que no nos hizo tanta gracia fueron las consecuencias que se derivaron del desenlace de la historia. Cada uno nos involucramos en menor o mayor medida, aunque la mayoría lo hicimos en menor medida, salvo Pimentola Braun, que, como se verá, fue un importante motor de los hechos, e Itálico Martínez que, cotilla natural e irreverente como es, se comprometió con el devenir de los acontecimientos siendo nuestro principal informante durante aquel período.

Las guerras que se inician por discusiones territoriales llevan siempre implícita la sana intención de anexionarse parte, o el total, de los territorios del adversario. Muchas guerras se han librado, se libran y se librarán a lo largo, ancho y profundo de la historia, así de inteligente es la especie a la que nos ha tocado pertenecer, seres racionales no lo olvide nadie. Desde el Peloponeso hasta las Galaxias, todo aquel que tenga una historia que contar tiene una guerra detrás, una pequeña o gran batalla que ha remodelado su geografía y, con ella, sus usos y costumbres. El Barrio de las Putas no iba a ser menos, por supuesto.

No todas las guerras son, en cualquier caso, disparando armas de fuego. Existen las guerras bacteriológicas, psicológicas, informativas... pero aquí, como siempre, teníamos que ser más originales y la guerra más relevante de la que puedo dar parte fue una guerra marujil, tipología única y exclusiva del Barrio de las Putas de Ciudad Lejana. Por eso a nosotros nos enganchó tanto su evolución, sin muertos pero con una peculiar relectura de la violencia. Nos entretuvo muchísimo el seguimiento de este caso, hasta la fecha no conozco nada tan divertido como la indignación y las estrategias de desprestigio de las participantes en aquella guerra.

2.

Históricamente el pescado del Barrio de las Putas se había vendido siempre en dos pescaderías vecinas y enemigas. En la calle del Torpedo, nombre que hacía presagiar el bélico final del asunto, estaba la pescadería Virgen del Auxilio en el Recoveco Escondido. Esta pescadería pertenecía a Mari Puri, una gorda y guapa pescadera que era una auténtica reina de la maledicencia y el cotilleo extremos. La pescadería Virgen del Auxilio en el Recoveco Escondido, Pescauxi como era vulgarmente conocida, era uno de los centros principales en los que se cocían algunas de las comidillas más excitantes de la rumorología popular del Barrio. Allí siempre podías obtener jugosas informaciones y era el lugar ideal para dirigirte si querías escuchar las historias más siniestras, y alejadas de la realidad, sobre el señor Tonelero. Mari Puri y su séquito tenían una profunda y especial animadversión hacia el señor Tonelero y, por extensión, tampoco eran favorables a Itálico Martínez. Aún así Itálico Martínez aparecía por allí de cuando en cuando y era muy bienvenido siempre pues el artista boligráfico acostumbraba llegar con abundante y jugoso material sobre el que cotillear. Por ende, la hipocresía campaba a sus anchas en Pescauxi, el lugar donde la única forma de garantizar que no estuviesen hablando mal de ti era estar presente. Pero el tema de conversación estrella en Pescauxi, aquel que todos los habituales dominaban y coincidían en despreciar, era Mari Juli y su pescadería.

En la calle Narrador Empedernido, que como todo el mundo sabe hace esquina con la calle del Torpedo, estaba la pescadería Cristo del Último Susurro Antes de Gritar Dolorido, propiedad de Mari Juli y conocida como la del Susurro. Aquello era otro de los centros neurálgicos del cotilleo y el rumoreo del Barrio. Como si fuese la imagen de Pescauxi en un espejo, la del Susurro era un sitio desde donde la difamación extendía sus tentáculos hacia los habitantes del Barrio de las Putas, pero aquí había un fervoroso apoyo al señor Tonelero. La del Susurro era uno de los pocos lugares del Barrio que le daba un voto de confianza al viejo urraco, cliente asiduo del local, obviamente. Por ello también Itálico Martínez era recibido con los brazos abiertos cada vez que se dejaba caer por allí. A contra punto con esto las lenguas viperinas y marujiles de las de la del Susurro, se cebaban con Rrrr  y Natuschka así como con su labor. Quizá por esto Itálico Martínez era itinerante entre ambas pescaderías, pues le unía una gran amistad a la bruja y su ayudante. Entre los clientes inquebrantables de la del Susurro se encontraba Lukky, la peluquera, que el día antes de su muerte estuvo allí comprando una lubina para prepararle a su amor, K., una cena romántica tras su concierto de aquella noche. La muerte de Lukky fue el detonante de la batalla campal que se organizó  entre Pescauxi y la del Susurro. Como ya dije, la del Susurro era como la imagen en un espejo de Pescauxi, pues su tema de conversación favorito donde la estela de la maledicencia alcanzaba cotas de acritud insospechable era, lógicamente, la pescadería enemiga.

Este era, pues, el estado de las cosas, que se mantenían en un curioso equilibrio desde siempre. Civo se carcajeaba sonoramente de cómo ambas pescaderas se lanzaban pullas por medio de los clientes volubles, es decir, aquellos que lo mismo compraban el pescado en un sitio que en otro, en función del precio que tuviese cada día. Ambas pescaderas tenían su correspondiente foro de incondicionales que se tomaban el tema como algo personal.
 - Yo soy de Pescauxi. – Decían a boca llena.
 - La mía es la del Susurro. – Era la otra posición fundamental.
Si alguien pertenecía a una pescadería jamás compraría en la otra ni entablaría amistad con alguien de la de su oponente. El Barrio de las Putas es así, un sitio de contrastes. Menos mal que, al tener distintos proveedores, los precios de ambas pescaderías fluctuaban y eso nos permitía al resto mantenernos imparciales y comprar donde nos convenciese más la relación calidad-precio. Todo iba genial hasta que Lukky, la peluquera, apareció asesinada. Esto rompió el status quo.

3.

Ya hace tanto tiempo del asesinato de Lukky que muchos han olvidado que continúa sin resolver. Lo curioso del tema es que el asesinato de Lukky fue la causa de una serie de historias interesantes en el devenir de la existencia en el Barrio de las Putas. Pasaron muchas cosas a raíz de ello que marcaron, de algún modo, un antes y un después. K. volvió a su primitivo ser por el amor perdido lo cual le llevó a abandonar el Barrio con la consabida tristeza que ello nos produjo, el señor Tonelero fue de nuevo injustamente acusado por la vox populi y, esto es lo que ahora nos interesa, por estos dos motivos se echó a perder el delicado equilibrio  existía entre Pescauxi y la del Susurro. A partir de aquí el nuevo desequilibrio empezó a buscar una reequilibración que desembocó en una guerra pescadera y marujil. Cuando todo pasó el Barrio de las Putas no volvió a ser el mismo y, personalmente pienso que, el cambio fue a peor.

4.

No es el momento ahora de tratar el tema en profundidad. He pensado mucho en ello y creo que quizá lo mejor fuese plagiar a Michael Ende y decir que es otra historia y que debe ser contada en otra ocasión. El problema de esta formulación reside en que el querido Ende nos abandonó sin contarnos esas historias, lo cual sería realmente interminable, y, en consecuencia, creo que usar esa frase podría parecer equivalente a decir que no lo voy a contar. Sin embargo, la historia del asesinato de Lukky es realmente otra historia y debe ser contada en otra ocasión. Prometo, no obstante, que será una historia contada a no ser que me lo impida algún motivo de fuerza mayor como al malogrado amigo Ende.

De lo anterior sacamos en claro una cosa, Lukky apareció una mañana muerta. La conclusión inmediata fue que el señor Tonelero había estado metido en el tema. De nuevo la maledicencia marujil empezó a mover las ruedas de la difamación contra el señor Tonelero y, como era de esperar, en Pescauxi estaba el centro de toda esa debacle de rumoreos falsos y malintencionados. Nadie se explicaba como el marujeo de esa pescadería se preocupaba tanto por el asesinato de una de las de la del Susurro, pero, en el fondo, no es tan complejo de entender. Subyacía la malévola intención de sembrar cizaña entre las de la del Susurro, enfrentándolas entre defender al señor Tonelero y justificar el asesinato de Lukky, o buscar culpables donde nadie era capaz de encontrarlos. Esta intención perversa no pasó desapercibida a Mari Juli y sus acólitas que se indignaron profundamente, más aun de lo normal, con las de Pescauxi. ¡Clamaban venganza fiera!.
 - No tienen poca clase, pues no que se ponen a relatar para echarnos a pelear ahora que tenemos esta pena tan grande de que se han cargado a la Lukky.

Allá donde en Pescauxi sólo se dedicaron a extender falsedades, en la del Susurro tuvieron calma y pensaron un plan para desquitarse. Por primera vez uno de los dos bandos había cruzado la delgada línea que separa la rivalidad del odio, y la parte afrentada se planteaba el modo más apropiado de contraatacar con la loable intención de destruir al adversario que tan innoblemente se estaba comportando. Esto sentaba, sin que lo supieran en Pescauxi, un precedente, de modo que, cuando algunas de la del Susurro aparecieron una mañana por allí hablando con todo el mundo y despotricando de Mari Juli, creyeron que habían conseguido sus mezquinos propósitos.

En la del Susurro la intención estaba clara, hacer creer a las de Pescauxi que había un grupo de disidentes y, una vez ganada su confianza, sembrar el caos desde dentro. No sería difícil, en estos círculos la verdad coincide siempre con la historia más morbosa, aunque la historia más morbosa no tuviese nada que ver con la realidad. Además la posibilidad de una historia más morbosa no era tan remota como se pudiera pensar, no habría que esperar ningún asesinato, sólo hacía falta tener paciencia y dejar pasar un poco de tiempo

5.

Trini, Quina, Nela, Laela, Lúpula, Era, Susa y Ébrula aparecieron, para regocijo de las de Pescauxi, por la pescadería de la calle del Torpedo varios días después de la muerte de Lukky. Esto causó un gran regodeo entre las filas Pescauxistas, las renegadas venían criticando del modo más ácido a su pescadera anterior y a sus antiguas compañeras, era el Cisma de la del Susurro. Habían visto la luz.
 - No se puede seguir comprando y hablando ancá una loca que no se le mueve el alma por el asesinato de una de sus clientas, - llegó explicando Lúpula.
El resto fueron corroborando esta opinión cuando, escalonadamente, aparecieron por Pescauxi. Así, poco a poco, venciendo su repugnancia, las ocho desertoras se fueron labrando un hueco donde sus antiguas enemigas, ganándose su confianza.

Las ventas de la del Susurro bajaron sensiblemente pues muchos de los volubles también se dejaron seducir por la sucia estrategia de Mari Puri y las de Pescauxi. En el mostrador de la del Susurro el pescado no vendido comenzaba a pudrirse. Esto llevaba a su vez a que Mari Juli tuviera que, al vender menos, subir sus precios, mientras su adversaria podía permitirse incluso bajarlos. En Pescauxi se alegraban de ello y esperaban que Mari Juli se arruinase y se viese obligada a cerrar el negocio, pero Mari Juli, por su parte, contaba con ello y esperaba con paciencia el momento apropiado.

Tan seguras estaban en Pescauxi que su estrategia de injurias al señor Tonelero iba a dar como resultado una fuga de clientas que, cuando esta se produjo, no sospecharon la verdad y las recibieron con los brazos abiertos. Ébrula, la más dicharachera de todas, pronto empezó a cotillear y a sentirse, aparentemente, como en casa, con lo que se ganó la nada envidiable amistad de muchas Pescauxistas acérrimas. Las otras exsusúrricas desempeñaron su papel de espías con la misma efectividad, aunque con menos labia, que Ébrula. Era incluso consiguió que Mari Puri le contara que todo lo del señor Tonelero había sido un montaje, quedándose esta tan tranquila de que, aun así, mantendría el recién adquirido apoyo de aquella. Esta era la primera fase del plan de las del Susurro.

Varias semanas después, el pescado podrido del mostrador de la del Susurro entró en escena.

6.

Como crueles estrategas curtidas en las artes bélicas, las disidentes se hicieron hueco en Pescauxi. Para no levantar sospechas pronto empezaron a cotillear sobre otros temas. Tal como otras historias ocuparon su tiempo todas las pescauxistas autenticas, incluida Mari Puri, olvidaron, pues el cotilleo tiene memoria de pez, que las exsusúrricas eran antes enemigas. En la del Susurro el odio reconcentrado clamaba venganza fiera. Incluso teniendo la confesión de Mari Puri, ¿qué más querían?

Quina llego hecha un basilisco, cuando se cumplían treinta y siete días del asesinato de Lukky, a Pescauxi.
 - ¡Qué mierda de pescao me has dao, so golfa! ¡Mi marío está en el hospital to intoxicaíto por tu culpa! ¿Así es como tratas a tus clientas?
Tras ella, poco a poco, fueron llegando las demás espías que iban trayendo piezas de pescado en avanzado estado de putrefacción, en todo, especie y tamaño, iguales a las que Mari Puri les vendiera la jornada anterior. Evidentemente este pescado putrefacto venía de la pescadería de Mari Juli. Como el desequilibrio en la demanda había hecho bajar los precios de Pescauxi y subir los de la del Susurro, ellas habían comprado un pescado bueno y muy barato, que habían devorado con entusiasmo y, luego, Mari Juli las había provisto de armas con las que poner en boca de todo el Barrio a su enemiga.

Como era de esperar, nadie sospechó que existiese otra verdad detrás del cotilleo de los pescados podridos que pronto todo el mundo conocía. Mari Puri había intentado envenenar a sus nuevas clientas para vengarse porque antes no lo eran. Todos los cotillas del Barrio se echaron las manos a la cabeza y en poco tiempo el espejo que separaba ambas pescaderías mostró una imagen distinta. Pescauxi quedó casi abandonada y tuvo que incrementar mucho los precios para intentar sobrevivir, mientras su enemiga en la del Susurro veía como su negocio era objeto de multitudes y podía bajar los precios sin problemas.

Nosotros, los indiferentes, observábamos los avances del asunto desde la escalera del conocimiento. Divertidos ante el desarrollo de cada episodio y, sobre todo, atentos a donde ponían el pescado más barato.

Mi amiga Pimentola Braun, la Reina de la Fiesta, también observaba al principio neutral, aunque con intereses propios, y luego, no podía ser de otro modo, tomando partido. Como el frío viento del Este que azota inesperado, Pimentola tomó cartas en el asunto he hizo que la veleta cambiase, nuevamente, de dirección.

7.

Pimentola Braun es una mujer extraordinaria. Cercana a la treintena conserva una vitalidad y juventud que más quisieran para sí muchas adolescentes que la miran como diciendo
 - Y la vieja esta, ¿de qué va?
¿Quién es viejo antes de sentirse viejo?, digo yo. Siempre alegre y divertida es la Reina de la Fiesta y su presencia o ausencia en cualquier tipo de celebración puede marcar la diferencia entre la diversión o el aburrimiento absolutos. Es más fácil que vaya al trabajo sin dormir o habiendo dormido poco, que tras un reparador sueño de muchas horas. Cada vez que puede, Pimentola se va de marcha. Lo curioso es que en el trabajo cumple y es una gran ayudante de pescadera, de Mari Puri, de Pescauxi. Por eso se metió en el ajo, veía peligrar su curro si la cosa seguía así.

8.

El primer paso de Pimentola Braun fue obvio. Cogió a su jefa y le hizo ver que estaba tonta si no se daba cuenta de como se la habían jugado Mari Juli y las susúrricas con el tema del pescado podrido. Mari Puri no es ninguna lumbrera pero Pimentola se explica bien de modo que rápidamente, tras apenas dos horas de explicaciones, comprendió de qué iba el asunto.
 - ¿Qué vamos a hacer ahora, Pimi?, preguntó Mari Puri.
Tranquila jefa, tengo un plan.

Esa noche Pimentola Braun y dos amigos aparecieron por la calle Narrador Empedernido con el sano propósito de asaltar la pescadería enemiga. Luco e Iso, los acompañantes de Pimentola, son dos buenos chavales del Barrio de las Putas, aunque vayan por un camino ligeramente equivocado. Se dedican en exclusividad a robar en viviendas cerradas y no dejar huellas de ningún tipo. Esta era la habilidad que necesitaba Pimentola, unida a su propia capacidad imitando voces, para llevar a cabo su misión.

En menos de lo que se tarda en decir “retruécanos verdes con limón y ajetes” el trío estaba dentro de la pescadería rival. Una vez allí bastó hacer una llamada e imitar una voz. Luego se fueron dejando todo tal y como estaba. Jamás se sabría lo que había pasado allí esa noche.

A la mañana siguiente, cuando los clientes empezaron a llegar a la pescadería, se encontraron con que esta no tenía género de ningún tipo para vender.

9.

Mari Juli llamaba enloquecida al móvil de su proveedor que no se lo cogía, mientras todo el que quería pescado hacía lo único que se podía hacer en esas circunstancias, irse a Pescauxi.

Esta vez la del Susurro no pudo subir sus precios pues no tenía nada que vender, pero Pescauxi tampoco los bajó, como venía sucediendo, al no tener competencia. Esto no estaba nada de bien. Muchos nos quedamos sin comer pescado.

El volumen del negocio de Pescauxi, en cualquier caso, alcanzó el absoluto de ventas de pescado en el Barrio de las Putas ese día. Es fácil vender el cien por cien de mercancía en una zona si eres el único que tiene tal género en dicho lugar.

10.

A última hora de ese fatídico día Mari Juli ya tenía solucionado el problema de no tener quien le trajera el pescado. Tenía un nuevo proveedor y, aquí ya llegó lo último, para colmo de la poca vergüenza, sospechando que su reciente desgracia se debía a un tejemaneje de la pescadera rival, aunque sin saber como lo había hecho, resultó que su nuevo proveedor era el mismo que el de Pescauxi. Este dijo a la pescadera que no sabía su podría abastecerla de tanto género como pedía pues casi todo se lo llevaba a Pescauxi. Esto no era problema para Mari Juli que estaba dispuesta a pagar más de lo que pagaba su adversaria.

Así, al día siguiente, el espejo dio de nuevo la vuelta. Mari Juli tenía la del Susurro cargada de pescado y clientes que acudían allí en masa ante la escasez de género en Pescauxi, aderezada, para colmo de males, con el ataque de mal humor, apenas contenido por Pimentola Braun, de Mari Puri. Todo el que ese día quiso pescado tuvo que comprarlo, a precios delirantes, en la única pescadería con las nasas llenas en el Barrio de las Putas. Desde la escalera del conocimiento, nuestros bolsillos lloraban su insolvencia y nuestros cerebros empezaban a temer que la carestía de rico y nutritivo fósforo iba a prolongarse. Los más pesimistas acabamos teniendo, a la larga y a la corta, la razón, pues todas nuestras sospechas, que el pescado iba a acabar siendo un artículo de lujo en el Barrio, se han visto cumplidas.

Durante una semana o dos, o semana y media, o yo no se cuantos días... ¡bien!, lo siento, no los conté, ¿qué hago? Tú hazte a la idea de lo que pasó. La disputa por el material del proveedor se recrudeció. Era una batalla con unas reglas superestrictas, no escritas, pero plenamente respetadas. Se llevaba el gato al agua, el pescado a la tienda, el mejor y más tempranero postor. Si había una oferta posterior mayor el primero perdía. Lo que nunca sabían era cuanto había ofrecido la otra parte, a más que solo se podía hacer una oferta por día. Finalmente, esta era una cuestión, no te lo pierdas, de honor. Una vez llevada la batalla a estos términos no valía dar marcha atrás y buscar otro proveedor que equilibrase la abalanza, y eso que la situación, obviamente, había trascendido y el Barrio se llenó de comerciales de pescado. Nosotros aprovechamos esto para comprar algunas pijotas de estraperlo, en las pescaderías estaba claro que esta vez la lucha era a muerte.

11.

Pimentola estaba loca de alegría, su jefa estaba saliendo victoriosa a diario y, aunque a pesar de los disparatados precios a los que vendían el pescado a penas recuperaban lo invertido para obtenerlo, estaba claro que Mari Juli y la del Susurro tenían los días contados. Civo citaba no se qué cosa sobre Sum Tzu y del honor y la inteligencia en la guerra y nos ilustraba acerca de temas bélicos varios a lo largo de la historia. Rrrr nos regaló con exquisitas reflexiones filosóficas y esotéricas. Salva seguía comprando pescado porque tiene tanto dinero que le da igual. Itálico Martínez y yo observábamos, aunque yo sé que mi amigo se debatía en su preferencia por Pescauxi, y con ella el porvenir de nuestra amiga Pimentola Braun, y la del Susurro donde tan bienvenido era.

La situación se fue tensando hasta que, la mañana del x de agrerio del año ese, todo saltó por los aires. Mari Juli rompió las reglas del juego, probablemente en medio de la desesperación de verse perdedora. Cuando Mari Puri llegó aquella mañana a primera hora a Pescauxi para abrir y recibir la mercancía, se encontró con que unos inamovibles cepos le impedían, de cualquier modo, abrir la persiana de su negocio y acceder a él. Primero perpleja, luego enfada y, finalmente, extremadamente indignada, estaba cuando llegó por allí, riéndose, Mari Juli. Hacía apenas cinco minutos que había llegado el género a Pescauxi y que se había tenido que quedar en medio de la calle a la espera de que se encontrase alguna solución. Y entonces, como agua de Mayo, llegó la pescadera enemiga alegando que se había enterado de la desgracia de su amiga de toda la vida y que, claro, se ofrecía a ayudarla en lo que pudiera.
 - Eso seguro que han sido unos niñatos. Si quieres te compro el pescado para que no se te estropee aunque, claro, no te puedo pagar tanto como vale. Si me esfuerzo quizá llegue a la mitad o algo más.
Con estas, Mari Puri, furibunda cual bestia salvaje defendiendo su territorio, cogió un salmón enorme que tenía a la mano y le pegó tal salmonazo en la cara a su rival que la tiró de espaldas sobre una caja de calamares. La del salmón se abalanzo sobre la caída y esta, viendo que los calamares están muy buenos pero que como arma son bastante mala idea, alargó la mano con tanta suerte que dio con unas hermosas y enormes almejas que le resolvieron la papeleta.

Bombardeada por almejas estaba siendo Mari Puri cuando, a los gritos, acudieron en su auxilio algunas pescauxistas madrugadoras que iban a por los mejores ejemplares del día. No necesitaron explicaciones, se armaron con bacalaos, atunes y lenguaos para atacar todas a una a la enemiga de su pescadera, que sangraba copiosamente por una herida almejil en su frente.
- ¡Socorro!, ¡me matan!, gritaba Mari Juli mientras a duras penas contenía a almejazo limpio a sus adversarias.

Los gritos alertaron a Laela, que vive en la calle del Torpedo, y en dos segundos estaba junto a su pescadera lanzando almejas. Tardó dos segundos porque uno lo empleó en dar un telefonazo de alerta a las demás susúrricas.

Las almejas que ya habían sido lanzadas volvían contra Mari Juli y Laela mientras más contendientes se unían a la batalla. El bando de las pescauxistas iba ganando terreno cuando llegó el Séptimo de Caballería susúrrico al rescate. Con un número demencial de marujas unidas a la contienda antes de que el sol acabase de salir del todo, la llegada de los refuerzos puso a las pescauxistas en desbandada. Las susúrricas armadas con peces y almejas las persiguieron hasta la Plaza Grande. Entre los daños colaterales de esta persecución se encuentra un diente de leche que perdió Braulio López hijo que iba camino del colegio y recibió un almejazo en la boca; un derribo y posterior estampida marujil, por encima  suyo, en plena huida que sufrió Luis el Gloppy; y el despertar demasiado temprano, a causa del griterío, de algunos de los más insignes búhos del Barrio.

Una vez llegadas a la Plaza Grande la batalla tomó un nuevo giro, las provisiones de crustáceos proyectiles se acabaron y las susúrricas se vieron forzadas al cuerpo a cuerpo. Las pescauxistas vieron su oportunidad de devolver los golpes recibidos y atacaron con una furia desmedida que Mari Juli y su troupe no esperaban. Insultos, gritos, golpes, tirones de pelo, arañazos y olores de todo tipo de pescado, se unían a las expresiones de asombro de los que por allí pasaban y que no sabían como reaccionar. Civo, que iba de camino a comprar el periódico, yo no sé como es capaz todavía de leer esos panfletos llenos de patrañas, decidió hacer uso pacificador de su envergadura y se internó en la debacle como si de un Ghandi de Barrio se tratase. Pronto recibió un par de almejazos, de las almejas que aún quedaban, y un golpe de lenguado, que fue lo que más le ofendió, ¡que le golpeasen con un pez tan feo!, extraviados.

Mientras en la puerta de Pescauxi el pescado abandonado desapareció sin dejar rastro. Aunque nadie reconoce saber nada, yo me sé de más de uno y más de veinte que ese día comimos pescado fresco por primera vez desde ni se sabe.

La batalla continuaba cada vez más cruda sin dar señales de remitir o de cansancio y sólo algunas contendientes, demasiado amoratadas y sanguinolentas para continuar, abandonaban sus filas. Además, continuamente se unían nuevas simpatizantes de ambos bandos. Entonces una voz se alzó sobre todo el jaleo desde fuera de la refriega.
 - ¡Baaaastaaaa! ¡No me puedo creer lo que estáis haciendo! ¡Seréis capullas!

12.

Pimentola Braun llegaba de fiesta, camino de nuevo a una insomne jornada laboral, con la alegría, la diversión y el buen rollo todavía en el cuerpo, cuando se encontró semejante refriega marujil. Gritó y se metió en medio de la contienda apelando a la tranquilidad y la armonía universal. Tres impactos de almeja, dos golpes de salmón, tres intentos de agresión atunil (dos esquivados con éxito) y algo, que ya nadie recuerda con claridad, más, la presencia de Pimentola Braun fue contagiando la calma al barullo de pescados, injurias y marujas. Todas empezaron a tomar consciencia de que el asunto había llegado demasiado lejos y se pararon dispuestas a reflexio... a que alguien les explicase lo que había pasado.

Yo quiero a Pimentola Braun, pero hay que reconocer que para determinados temas se cuela de extremista... y como todos los extremistas en el fondo es que tiene intereses en serlo, ¿no?. Yo no lo sé, creo, de momento, ya te lo contaré. Pienso y luego existo (más tarde escribo).

Decía que yo quiero a Pimentola Braun así que voy a intentar contar lo que pasó de un modo objetivo y sin hacer valoraciones. Pues, resulta que Pimi soltó un discurso, de dramáticas consecuencias, a la expectante y desconcertada audiencia marujil.

 - Estáis toas locas. Toas aquí dale que te pego, que si esta aquello, que si la no se qué con no se cuantos, y rugiendo como bestias si alguien habla de vosotras, ¡so imbéciles! Peleás en vez de ser compañeras, que es lo que somo, compañera oprimía por los hombre. ¿Por qué? Pues porque es más fácil, ¿que no? Toas ahí dale al dale dale y no ponerno a organizarno pa sacarle los jurdeles bien a los maríos que nos tienen esclavizás limpiando la casa, haciendo la compra y la comida. Toas somo la mimma, no somo diferente en ná. Unámono, seamos amiga y saquémosle los dinero a nuestros explotadore...

Por ahí discurrió la disertación de Pimentola, y sobre esos términos (que, como única alternativa que eran, impactaron en la audiencia) se consensuó de algún modo extraño e inexplicable el nuevo y actual orden.

13.

Hasta el día de hoy, en sentido estricto, nunca había escrito el número trece de nada. Me inquieta, a pesar de no ser supersticioso, que el fatídico número se corresponda con el final horrible y polimorfo de esta historia.

El nuevo, y aún vigente, orden es el siguiente. Las dos pescaderías se fusionaron en una. Un único proveedor, un único precio... ¡una única pescadería! Ahora ya no había motivos para bajar los precios, es lo que pasa cuando desaparece la competencia. Y las nuevas empresarias no estaban dispuestas a regalar nada. Desde entonces yo sólo como pescado cuando me invitan. ¡Cómo ha cundido en el Barrio el escándalo por el precio del pescado!. Proclamado por las susúrricas y las pescauxistas, hoy sólo ¡mujeres!. Lo mejor es que nadie recuerda a qué se debe. Yo estoy en la calle, las conozco, hablo con ellas, lo sé... que así ya de paso le sacan más dinero a sus maridos para sus cosas porque el rumor del elevadísimo coste del pescado ha llegado a oídos de sus esposos, que les aumentan el presupuesto para poder seguir comiendo el rico alimento. Otros negocios del Barrio de las Putas han incrementado, con ello, sus ingresos y, que nadie sea malpensado, no ha sido sólo, aunque sí mayoritariamente, el bingo.

Horrible final sin dudas. Al menos para mi, evidentemente, que no me alcanza para comprar pescado.

14.

De entre los restos, aún humeantes en la memoria, del campo de batalla surge un rayo de esperanza. Hoy, ni se sabe cuanto tiempo después, Pimentola Braun me ha contado sus planes de futuro, su Proyecto.

Como quiera que su intervención, en el asunto bélico que nos ocupaba, fue muy efectiva, apropiada y admirada, Pimentola obtuvo un cargo de importancia en el nuevo gigante comercial del Barrio, pescadero y marujil, creado tras la fusión. Su sueldo creció y, por primera vez en su vida, ha podido ahorrar. Con ese dinero se propone abrir una nueva pescadería en el Barrio de las Putas
 - Pero no para hacerle la competencia a mis jefas, sino para poner precios populares y que pueda comer pescado todo el mundo.
¡Oh, qué gran plan! Emocionado me fui tras la conversación. En breve podré adquirir de nuevo pescado sin caer en la bancarrota.

¡Qué suerte ha tenido Pimi! ¡Qué bien se lo ha montado! ¿Se lo ha montado? Bueno, ella resolvió el conflicto. Aunque también ayudó a que se agravara. Pero ella no tuvo nada que ver con el inicio, porque fue todo por la muerte de Lukky, que la mató... un momento... ¿quién mató a Lukky? Se me ocurre una pregunta pero no la voy a hacer. Quiero mucho a Pimentola Braun.