Seguidores

martes, 17 de agosto de 2010

Otros personajes entrañables (II): Rrrr, de Ciudad Lejana

Rosa Raquel Romero Regardejo. Con ese nombre no es de extrañar que en el Barrio de las Putas todo el mundo la llamase Rrrr. Claro que Rrrr no siempre había vivido en el Barrio, era, por así decirlo, una inmigrante de Ciudad Lejana. Aunque los lejanienses piensen, en líneas generales, que el Barrio de las Putas es un submundo donde resulta peligroso y desagradable entrar, lo cierto es que nos visitan más a menudo de lo que pudiera pensarse. Creo que poca gente de Ciudad Lejana piensa en realidad ese tipo de cosas acerca del Barrio, pero lo que sucede es que el que viene aquí rara vez lo hace para algo que allí se considere normal. Vamos que el que viene de Ciudad Lejana es para irse de putas y, obviamente, eso le molesta a sus amantísimas esposas que empiezan a despotricar de nuestro querido Barrio, como si en otros lugares de Ciudad Lejana no hubiese prostíbulos. Por otro lado, las preocupadas madres lejanienses también tienen otro motivo para odiar el Barrio de las Putas pues buena parte de su chiquillería viene aquí a divertirse por las noches y algunos incluso deciden quedarse. Una de estas, que llegaron, vieron y volvieron cada vez más hasta quedarse aquí definitivamente, fue Rrrr.

Rosa Raquel Romero Regardejo. Nunca olvidaré la primera vez que la vi. No me explico el motivo por el que me conocen allí ni que interés puedo despertarles, pero fui invitado a dar una conferencia intitulada “Modos de vida alternativos en Ciudad Lejana: el Barrio de las Putas” en la Facultad de Filosofía de la Universidad Lejaniense. Yo pensé que sería más interesante mandarles a Itálico Martínez, con lo cotilla que es podría haberles hecho un retrato mejor del Barrio, y lo hubiese enviado a él si no fuese por lo bien que pagaban y la falta que me hacía, como siempre, el dinero. Y allí estaba yo, sin tener muy claro que se esperaba de mí, dispuesto a hablar durante una hora y media sobre cualquier cosa del Barrio que se me pasase por la mente a cambio de una jugosa cantidad de dinero. Suponía que alguien les habría hablado de mi labor como cronista del Barrio o algo de eso, pero no tenía ni idea de quién podría haber sido, así que para averiguar algo me dirigí a una chavala que vi en la puerta del salón de actos donde iba a ser la conferencia y le pregunté - ¿sabes quién es el que va a hablar hoy? -. Ella me contestó que no pero que el tema era harto interesante. Yo le dije que en efecto lo era y entré en el salón de actos. Luego supe que la chavala se quedó un poco cortada al entrar y ver que era yo quien daba la conferencia, lo supe porque me lo dijo ella misma. Ya habrás supuesto que aquella a la que le pregunté era Rrrr.

Rosa Raquel Romero Regardejo. Aunque al principio se quedó un poco fuera de lugar al ver que yo era el conferenciante, para el final de mi disertación, que ni tuvo pies ni cabeza ni tronco ni extremidades ni me explico como nadie pudo seguirla e interesarse por ella, me acribilló a preguntas. Acabado el turno de preguntas, que duró más que la conferencia misma gracias a la intervención de Rrrr, vino a hablar conmigo tomando un café y acabamos haciéndonos amigos. A partir de ahí empezó a venir al Barrio bastante a menudo. Conoció a Itálico Martínez y lo flipó con él. Pasó interminables horas con él, con Civo y conmigo departiendo en la “Taberna 19”. De hecho nos contó que era una gran admiradora de la obra de Itálico Martínez la cual había conocido a partir de la portada del primer disco de K., pues también era aficionada a la música. También conoció a Natuschka, no me preguntes como, y se hicieron grandes amigas. A raíz de esto trabó amistad con el señor Tonelero, se dice que con la intención de ver su colección de dibujos “Tótems de Carne” firmados por Itálico Martínez, y cuentan los corrillos mujeriles del Barrio que tuvieron un tórrido romance. En cuestión de unos meses Rrrr se convirtió en un personaje más del Barrio pues entabló relaciones con lo más selecto, no tardó demasiado en dejarlo todo en Ciudad Lejana y trasladarse aquí pues, además, Natuschka necesitaba una ayudante y eligió a Rrrr para ese cargo. Desde entonces fue Rrrr, de Ciudad Lejana.

Rosa Raquel Romero Regardejo. Había sido una niña normal en Ciudad Lejana. Cursó sus estudios obligatorios y se dejó llevar por el devenir del sistema educativo hasta la Universidad. No hubiese llegado jamás a salirse del tarro de no ser porque en su último año de Instituto tuvo un profesor de Filosofía que le abrió bastante los ojos, da la casualidad que se trata de Filomeno Tacatuca que vive también aquí en el Barrio. Gracias a las enseñanzas de este su particular don Juan, Rrrr acabó en la Facultad de Filosofía junto con otros quince compañeros. En Ciudad Lejana el interés por las Humanidades está tan perdido que casi extraña que aún exista la Filosofía como carrera y como asignatura en los Institutos. Claro que se entiende mejor cuando ves la Filosofía que habitualmente enseñan, limitándose a lo que de protocientíficas tienen algunas disertaciones concretas y como estas son interpretadas y reinterpretadas hasta la saciedad, cometiendo a veces auténticos actos de terrorismo hermenéutico, en lugar de enseñando e incitando a la reflexión y al desarrollo del pensamiento. Rrrr estaba cada vez más insatisfecha con todo lo que la rodeaba y a la vez sentía una curiosidad morbosa por el Barrio de las Putas, ese místico y escarnecido lugar del que venía todas las mañanas el señor Tacatuca. Entonces más o menos entré yo en escena y ella dio el salto definitivo que acabó convirtiéndola en una más de nuestro discurrir cotidiano. Ahora Rrrr es feliz, aquí lleva una vida que la hace sentirse mucho más satisfecha.

Rosa Raquel Romero Regardejo. Charlotear con ella durante horas en la “Taberna 19” es bastante sencillo. De sus estudios de sobre Filosofía ha sacado un torrente de temas sobre los que discutir. Ya una vez aquí a leído la obra de Civo. Fue buenísimo porque mi poeta maldito preferido sufrió un serio revés en su gigantesco ego cuando ella le dijo, sin cortarse un pelo, - ¿Civo? ¿Poeta? No te he escuchado nombrar en todos los días de mi vida. ¿Tienes algo publicado que yo haya podido leer o simplemente escribes en los ratos de ocio? -, y es que Rrrr a veces es más macarra que nadie. Civo, obviamente, no tardó en proporcionarle a Rrrr algunas de sus obras más cafres. Quería impresionarla y lo consiguió. La impresionó tanto que dicen las malas lenguas que la obra de Civo era uno de sus temas favoritos en las conversaciones de alcoba con el señor Tonelero. A Civo, por otro lado, sólo le dijo - no está mal. - Es lo que le suele pasar a Civo, es demasiado extremo para todo.

Rosa Raquel Romero Regardejo. Siempre acaba contando alguna historia de Ciudad Lejana para que comparemos los distintos estilos de vida. Nadie se lo ha dicho todavía pero ella es la única interesada por la antropología comparada. En cualquier caso a veces acaba contando algo interesante, porque lo que no deja de resultar curioso es como el Barrio de las Putas, en estando en pleno centro de Ciudad Lejana, resulta tan distinto del resto de la ciudad. Supongo que Rrrr acabará llegando a conclusiones serias y sesudas algún día y, mucho temo que, acabará contándonoslas en una interminable sesión de Rrrronólogo de esas de las que siempre nos quejamos pero que en el fondo nos gustan a todos porque da gusto escuchar a Rrrr y porque ¡joder! ¡lo que dice lo dice de un modo muy inteligente!

Rosa Raquel Romero Regardejo. Rrrr, de Ciudad Lejana. Como es inmigrante, se relaciona con los bohemios del Barrio, trabaja con la bruja y ¡ha estado liada con el urraco Tonelero! los hipócritas círculos mujeriles del Barrio la critican habitualmente, ya se sabe lo que pasa en este Barrio donde la maledicencia es una de las virtudes cardinales que casi todo el mundo acaba adquiriendo. Sin embargo, a Rrrr le da igual. Ella está aquí a sus anchas pues los círculos marujiles de criticones asociados no tienen influencia ninguna sobre ella pero ella sí tiene influencia sobre ellos ya que Itálico Martínez, que es un cotilla de cuidado y más chismorroteante que nadie, tiene gran simpatía por ella y siempre está partiendo alguna lanza en su favor.

Rosa Raquel Romero Regardejo. Todavía la recuerdo aquel día en la puerta de aquel salón de actos. En verdad fue lo único bueno que saqué de mi experiencia como conferenciante. La asistencia a mi disertación fue mínima y más de uno se fue sin esperar al final o se durmió y, para acabar de arreglarlo, todavía no me han pagado la jugosa cantidad prometida, no sé si por el rotundo fracaso que mi intervención supuso o por algún motivo aún más siniestro. El caso es que haber conocido a Rrrr puede ser considerado pago suficiente y, a fin de cuentas, aquello era demasiado dinero por tan poco trabajo.

4 comentarios:

Mrs.Yume dijo...

Hola Félix, gracias por pasarte por mi blog.

En cuanto tenga un poquito de tiempo, me pondré a leer el tuyo, que parece interesante ^^

Por ciero, gracias también por el enlace para saber más sobre el experimnto de la película.

Un saludo =)

Rocío dijo...

Tu relato alienta a que vivamos la vida como sintamos que hemos de vivirla, de la manera que más nos satisfaga, intentando siempre dar la espalda a la hipocresía. Ser sincero con uno mismo y con los demás es un acto supremo de valentía. El rodearse de personas con las que nos sintamos a gusto es reunir un tesoro de valor incalculable. Entre otros fragmentos, me quedo con: "Aunque los lejanienses piensen, en líneas generales que el Barrio de las Putas es un submundo donde resulta peligroso y desagradable entrar, lo cierto es que nos visitan más a menudo de lo que pudiera pensarse."

Félix dijo...

Este se lo dediqué a una compañera de la Facultad a la que me pasé el resto de la carrera llamándola Regardejo, jajajaja, y hasta se lo pegué al resto de los compañeros. Me lo planteé como un experimento en el cual el desafío consistía en empezar cada párrafo con la misma frase. Y, para no perder las buenas costumbres, gracias de nuevo por leer y comentar.

Rocío dijo...

No me extraña que acabaras pegando lo de Rrrr, es gracioso y original. Menudos experimentos te planteas jaja. Un saludo a las buenas costumbres y las gracias siempre a tí.